Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Escoliosis. Fisioterapia a domicilio

0008440536E-849x565

Entre un 2 y un 3% de niños y adolescentes tienen escoliosis. Esta patología consiste en la desviación de la columna vertebral. Los tratamientos en niños y adolescentes que sufren de escoliosis, tienen como objetivo evitar que el problema se empeore, y en ciertos casos corregirlo.

Los casos de escoliosis son únicos, y será el cirujano ortopédico, quien determine cuál es el mejor tratamiento a seguir, después de haber analizado debidamente los estudios y pruebas realizadas.

La escoliosis también puede corregirse con métodos no quirúrgicos, esto es en el caso en el que haya una curvatura menor a 10º.

La escoliosis en niños y adolescentes, puede tratarse a través de métodos quirúrgicos o no quirúrgicos.

Clasificación de la escoliosis

  • Escoliosis no estructural  o escoliosis funcional:
    a) escoliosis postural: 
    se detecta generalmente sobre los 8-10 años de edad. Las curvas siempre son leves y desaparecen con el decúbito.
    b) escoliosis compensadora: normalmente debida a una existencia de longitud de los miembros inferiores. La pelvis se inclina hacia el lado más corto.
  • Escoliosis estructural:
    a) escoliosis ciática: 
    Se debe a la presión de un disco herniado sobre las raíces nerviosas.
    b) escoliosis inflamatoria: aparece cuando hay un abceso perianal o una infección.
    c) escoliosis idiopática: Representa un 70% de los casos.  Casi siempre la causa es genética.
  • Escoliosis Congénita:
    a)vertebral: Puede ser abierta (con defecto en la parte posterior de la columna como ne  la mielomeningocele o en la  espina bífida oculta) o Cerrada  (sin defecto en la parte posterior de la columna como en la diastematomielia sin espina bífida o en el caso de hemivértebras y barras unilaterales no segmentadas)
    b) extravertebral : En el caso de una fusión costal congénita.
  • Neuromuscular:
    a) neuropática: 
    en defectos de motoneurona inferior (poliomielitits) o motoneurona superior (parálisis b) miopática: Puede ser escoliosis progresiva como en la distrofia muscular estática, o  estática cómo en la  amiotonía congénita.
  • Traumática
    a) trauma vertebral: 
    como fracturas o intervenciones quirúrgicas.
    b)trauma extravertebral: 
    como en el caso de quemaduras

Tratamiento no quirúrgico de la  escoliosis en niños y adolescentes

La base del tratamiento no quirúrgico u ortopédico de la escoliosis en niños y adolescentes es el corsé. El objetivo de este es de evitar que esta patología empeore o se corrija total o parcialmente.

Existen varios tipos de corsés que se adaptan a la curvatura de la espalda. Estos pueden ajustarse y adaptarse a la columna según el crecimiento del niño. En ocasiones también se utilizan corsés de yeso, estos se utilizan por un tiempo determinado, entre 2 y 4 meses. Este tipo de corsé permite estirar la columna y corregir la escoliosis.

El corsé de plástico desempeña el rol de contener y guiar a la columna. Antiguamente estos eran sumamente incómodos y antiestéticos. En la actualidad la ortopedia ha avanzado mucho, los corsés son mucho más livianos y de materiales más ligeros.

El paciente debe llevarlo puesto todo el día en todo momento. Es recomendable que el niño o adolescente que tiene escoliosis debe desarrollar alguna actividad física. En este punto la fisioterapia es vital.

A través de ella, se deben incrementar y fortalecer los músculos del tórax, corregir las malas posturas, y mejorar la capacidad respiratoria. La fisioterapia representa en este caso una aliada fundamental del tratamiento ortopédico.

 

Pronóstico y tratamiento de la escoliosis

El pronóstico depende del lugar en que se encuentre la curva anormal, de la severidad y del momento en que los sí­ntomas se manifiestan. Cuanto más pronunciada sea la curvatura, mayor será la probabilidad de que empeore.

La mitad de los niños con escoliosis perceptible necesita tratamiento o un control cuidadoso por parte del médico. Un tratamiento oportuno puede evitar una deformación mayor.

El diagnóstico juega un papel decisivo en el tratamiento fisioterapéutico de la escoliosis. Por un lado, la escoliosis debe ser diagnosticada con toda seguridad por una análisis radiográfico, con objeto de poder proceder a un tratamiento adecuado; por otro lado, disponer de una radiografía puede resultar muy útil para alcanzar con mayor facilidad los objetivos de la fisioterapia a aplicar. Por ejemplo, en el caso de escoliosis congénitas, el objetivo del programa de tratamiento conservador es completamente distinto del aplicado en el caso de las escoliosis idiopáticas, es decir de etiología u origen desconocido. Además, en la radiografía se puede realizar un pronóstico de la progresión basándose en los indicios de madurez ósea, ya que, por lo general, la desviación de la columna vertebral empeora sobre todo en la fase de crecimiento, mientras las curvaturas que incluso superan los 50° en la edad adulta pueden permanecer estables durante años. Por ello, establecer un diagnóstico correcto es importante por diversas razones. Por un lado para poder hacer un seguimiento continuo y realizar un pronóstico, pero también, para diseñar un programa de fisioterapia adaptada a dicho diagnóstico.

La fisioterapia a domicilio se adapta a tus necesidades para poder mantener un seguimiento continuo de la escoliosis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos que te pueden interesar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies