Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Músculos faciales

0010150477A-1280x1920

Definición de los músculos de la cara
Los músculos faciales son los responsables de todas las expresiones que efectuas con tu rostro. Éstos se insertan en la epidermis y su función es, justamente, poder hacer todo tipo de movimientos mediante tu rostro, desde masticar hasta sonreír.

Son los músculos más importantes de la cabeza. Sin estos, no existirían en absoluto los movimientos faciales. Desde masticar los alimentos hasta esbozar una sonrisa lo posibilitan los músculos de la cara. Es por esto mismo que no resulta tan extraño que con el correr del tiempo se vayan debilitando. Al fin y al cabo, son los responsables de todo gesto que pasa a través del rostro.

Hablando de una manera mucho más técnica, los músculos de la expresión facial (o músculos miméticos), se hallan debajo de la piel. Se diferencian de otros músculos esqueléticos, ya que no tienen fascias o fundas fibrosas. Estos se distribuyen en torno a los orificios faciales y en sentido longitudinal: fisura oral, ocular, cavidad nasal, poros acústicos, etc.

A su vez, los músculos faciales se dividen en cuatro grupos: epicraneales, obriculares de los ojos, boca y nasales. Los músculos de la masticación que posibilitan el acto de la digestión, comprenden cuatro grupos: temporal, masetero, pterigoideo medial y pterigoideo lateral.

Su debilitamiento, obviamente, conlleva la aparición de arrugas en el rostro y una repercusión en el cutis. Es por esto que puedes poner en práctica algunas interesantes terapias como el yoga facial, los ejercicios faciales o la risoterapia, entre otros, que serán excelentes trabajos antiarrugas y contribuirán al cuidado de la piel.

 

 
Recomendaciones: Tabla de ejercicios

Te proponemos una tabla de ejercicios faciales para la práctica semanal. Podemos utilizar los ejercicios por la mañana para despertar la musculatura y mejorar el aspecto o por la noche para relajar las tensiones acumuladas durante el dia y mejorar nuestro descanso.

Si realizamos ejercicios de 2 zonas del rostro diarias en 3 días habremos trabajado todo el rostro. Cada ejercicio lo haremos 8 veces.

PAPADA:

Al imitar la boca de un pez contrayendo y proyectando los labios hacia el frente los músculos del cuello se activan. Para realizar el ejercicio partiremos de la boca abierta como si pronunciáramos una A y el cuello ligeramente levantado y la iremos cerrando progresivamente subiendo el maxilar inferior hasta encontrarse con el labio superior. Una vez la boca está cerrada mantendremos la postura 6 segundos.

Con la cabeza ligeramente levantada (vigila no sobrecargar las cervicales) inhala, saca la lengua e intenta tocarte la nariz. Mantén durante 6 segundos, exhala y relaja.

CUELLO:

Colocamos las dos manos rodeando el cuello y dejando libre la garganta, manteniendo una presión ligera pero firme. Moviliza el cuello hacia delante mientras con las manos realizas una suave presión hacia atrás.

Con el cuello estirado y mirando hacia el cielo da algunos besitos exagerados. (vigila de no bloquear las cervicales)

FRENTE:

Pinzar con los dedos índice y pulgar el arco de la ceja, al tiempo que ejercéis una suave presión ascendente en el parpado superior con el pulgar, nos moveremos desde el inicio hasta la cola de la ceja y contaremos 6 segundos en cada punto.

Posiciona el dedo índice y pulgar en la zona del entrecejo y frunce el entrecejo mientras que empujas suavemente los dedos hacia arriba para conseguir que el musculo trabaje ,se oxigene y relaje la tensión acumulada.

OJOS:

Sin estirar sujeta la cola de tus cejas con el dedo índice (empujando levemente hacia arriba) mientras que el dedo pulgar lo apoyaremos en el pómulo (como si lleváramos un antifaz) , cierra los ojos de golpe para hacer fuerza y posiblemente notaras un temblor debido al trabajo muscular, sostén 6 segundos y ábrelos.

Para evitar bolsas y ojeras, Con los ojos abiertos apoya los índices sobre los parpados inferiores sin presionar en exceso, cierra los ojos utilizando únicamente el parpado inferior mientras los dedos índices están colocados encima de él. (como si pusieras cara de malo) . Sube y baja el párpado 8 veces.

PÓMULOS Y RICTUS:

Marcamos exageradamente “U” “I” “U” “I”, sintiendo con la “U” como si sopláramos y con la “I” como si sonriéramos, notando que se marcan las mejillas y se endurecen.

Cierra los labios y da la sonrisa más forzada que puedas subiendo las comisuras. Manten 6 segundos y repite.

BOCA:

Inhala y coloca las yemas de una mano encima de los labios superiores y sube el labio hacia arriba. Mantén está posición 6 segundos y exhala.

Con las manos en puño dirige los pulgares hacia la boca. Presiona con los labios los dedos (como si dieras un beso) mientras con los pulgares empujas en la dirección contraria para que trabaje el musculo. Mantén 6 seg y repite.

Podemos finalizar con un automasaje relajante.
Los ejercicios además de en casa, recuerda realizarlos en cualquier momento del día que tengas un rato disponible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos que te pueden interesar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies