La Fisioterapia Respiratoria es un método dentro de la Fisioterapia que, basándose en el profundo conocimiento del sistema respiratorio y las alteraciones fisiopatológicas que se producen en las afecciones médicas y quirúrgicas, desarrolla una serie de técnicas para la prevención, curación y estabilización de las mismas, siendo uno de los pilares terapéuticos principales para el manejo de las enfermedades pulmonares obstructivas, restrictivas, crónicas y agudas.

La fisioterapia respiratoria hace referencia al conjunto de técnicas manuales e instrumentales encaminadas a eliminar las secreciones de la vía respiratoria, mejorar la ventilación pulmonar, aumentar la tolerancia al ejercicio y mejorar la calidad de vida de los pacientes. Es necesario individualizar el tratamiento atendiendo a la edad, la enfermedad de base y el estado clínico del paciente. Por ello es muy importante una historia clínica detallada, una exploración física completa (auscultación, tomar constantes) y un fisioterapeuta especializado en estas técnicas.

Ofrecemos al paciente una atención integral, basada en una valoración fisioterápica previa, un método individualizado y ajustado al estado clínico del paciente, y su seguimiento y evolución para conseguir los mejores resultados.

  • En que situaciones está indicada la Fisioterapia Respiratoria

Las indicaciones principales de la fisioterapia respiratoria son aquellas patologías crónicas que cursan con exceso de producción de moco (broncorrea) como la fibrosis quística y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), el asma cuando predomina la mucosidad, la neumonía, la atelectasia aguda o subaguda, la bronquiolitis en bebés, enfermedades neuromusculares con un patrón ventilatorio alterado (esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica, distrofia muscular de Duchenne), en preoperatorios y postoperatorios de tórax, y en trasplante pulmonar (reentrenamiento al esfuerzo).

  • A tener en cuenta en la Fisioterapia Respiratoria

Existen técnicas pasivas y activas, que el paciente puede aprender y debe realizar de forma autónoma cuando sea posible. El entrenamiento y supervisión de estas técnicas debe ser realizado por parte de un fisioterapeuta experto en fisioterapia respiratoria. La fisioterapia respiratoria se combina y complementa con el tratamiento médico (si existe). En ocasiones, se realiza una nebulización previa a la sesión de fisioterapia con broncodilatadores y una nebulización posterior con corticoides y antibióticos. En pacientes con deterioro respiratorio, se utiliza la oxigenoterapia (siempre que esté prescrita) para evitar la desaturación de oxígeno con el esfuerzo.