Drenaje Linfático Manual

Es una técnica terapéutica de masaje suave e indoloro que se consigue a través de la aplicación de una presión manual lenta, rítmica y superficial que se realiza con la mano abierta y movimientos en los dedos que producen un efecto de bombeo que facilita la circulación.
Drenaje Linfático Manual

Es una técnica terapéutica de masaje suave e indoloro que se consigue a través de la aplicación de una presión manual lenta, rítmica y superficial que se realiza con la mano abierta y movimientos en los dedos que producen un efecto de bombeo que facilita la circulación. Tiene por objetivo la eliminación de los líquidos excedentes y los deshechos metabólicos que generan grandes disturbios en el sistema linfático.

Estimula la circulación de los fluidos del cuerpo. Activa la función y la circulación linfática e indirectamente estimula la circulación de la sangre.

El sistema linfático es uno de los componentes principales del sistema inmunitario del cuerpo.
Corresponde a una red de órganos, ganglios linfáticos, conductos y vasos linfáticos que producen y transportan un líquido llamado linfa, desde los tejidos hasta el torrente sanguíneo.
El sistema linfático constituye un sistema de transporte secundario que no tiene bomba propulsora. La circulación de la linfa depende de la presión del sistema circulatorio y de efecto de masaje natural de los músculos en movimiento. Por este motivo, el Drenaje Linfático Manual es una técnica colaboradora que favorece el buen funcionamiento de este sistema tan importante para nuestro organismo.

El sistema linfático forma parte del aparato circulatorio. Es uno de los componentes que forman el sistema Inmunitario. El sistema linfático está constituido por vasos, capilares, conductos y ganglios linfáticos.
Los ganglios linfáticos se encuentran repartidos a lo largo de todo el organismo, en la cabeza, cuello, axilas, Ingles, abdomen, y piernas y forman parte del sistema inmunitario. Su función es la de reconocer y luchar contra bacterias, virus, y sustancias extrañas que lleguen a nuestro organismo.
Cuando un ganglio linfático se inflama nos está indicando que algo está ocurriendo en nuestro organismo. Un ejemplo de ello sería cuando hay una infección de garganta, las típicas amigdalitis o faringitis. Nuestro sistema inmunitario se pone en alerta, para luchar contra esos gérmenes patógenos, por lo que se produce un aumento del tamaño de los ganglios linfáticos. Esta inflamación en el caso de un problema de garganta puede aparecer en un solo lado o en ambos. En este caso el drenaje linfático puede ayudar bastante.