BREVE HISTORIA DEL MASAJE

Aunque la configuración de la Fisioterapia como profesión es relativamente reciente, no lo es el conocimiento y la utilización de los agentes físicos, entre los que hemos dicho que incluimos el masaje, como terapia manual que es. Así, encontramos ya referencias a la técnica fisioterapéuticas, y en particular de la eficacia curativa del masaje en una obra china que se remonta a más de 2000 años antes de Jesucristo.

Igualmente, en el libro sagrado de los bonzos de Taossé, 2700 a.C., se incluyen las fricciones y masajes generales y locales. Posteriormente, en Grecia, cuna de la cultura y civilización occidental, la utilización de procedimientos físicos se convierte en una práctica habitual, pudiendo encontrar citaciones del masaje tanto en la Odisea, 1000 años a.C., como en un pasaje de la Ilíada, en el que se narra cómo Ulises entra en su tienda y piden que le den masajes después de luchar durante todo el día.

masaje

De este modo podríamos ir repasando todos los periodos históricos hasta nuestros días y encontraríamos referencias al masaje y a sus efectos curativos en todos ellos. En la actualidad, tanto las bases fisiológicas como los efectos del masaje han sido estudiados de forma exhaustiva, con el fin de alcanzar los objetivos terapéuticos requeridos de forma eficaz y sin riesgo.

EFECTOS GENERALES DEL MASAJE

Estos efectos generales del masaje podrían resumirse en los siguientes puntos:
– aumento de la circulación local
– descongestión del sistema venoso y linfático
– regulación del tono muscular
– liberación de cicatrices y adherencias en los tejidos
– mejora del estado general de la piel y del tejido conjuntivo
– alivio del dolor – acción sobre los órganos internos a través de reflejos
– estabilización del sistema nervioso vegetativo
– relajación psíquica
– etc…

El masaje siempre persigue un objetivo terapéutico y siempre produce una serie de efectos o cambios fisiológicos en el paciente, ningún masaje es inocuo. Hoy en día el fisioterapeuta es el único profesional capacitado y con conocimientos suficientes para saber qué está pasando debajo de la piel y para conocer los resultados de cada una de las maniobras, no juegues con tu salud.